domingo, marzo 31, 2013
POR QUE BUSCAN ENTRE LOS MUERTOS AL QUE VIVE? NO ESTA!, HA RESUCITADO!
A menudo la novedad nos da miedo, incluso la novedad que Dios nos regala en este día.

Somos como los Apóstoles, muchas veces preferimos mantener nuestras seguridades y tenemos miedo a las sorpresas que Dios nos tiene y con las cuales nos sorprende siempre.

 
San Francisco de Asís nos exhorta hoy a no cerrarnos a la novedad que Dios quiere traer a nuestras vidas; a arriesgarnos; a que seamos capaces de sentirlo vivo y actuando de verdad en medio de nosotros.
Que el Señor Resucitado en nuestro corazón, nos haga ser luz en medio de la gente que amamos y  nos aman, pero sobre todo en medio de la gente que nos necesita.
¡FELICES PASCUAS DE RESURRECCIÓN!  ¡CRISTO ESTA VIVO!  ¡HA RESUCITADO! 
 
posted by Laureano García Muentes at 6:25 a.m. | Permalink | 1 comments
jueves, marzo 28, 2013
¿SOMOS CONQUISTADOS POR EL AMOR DE DIOS?
“Porque el amor de Cristo nos apremia, al considerar que si uno solo murió por todos, entonces todos han muerto. Y él murió por todos, a fin de que los que viven no vivan más para sí mismos, sino para aquel que murió y resucitó por ellos”.
2Cor.5, 14-15

La celebración de la Semana Santa nos ofrece la ocasión preciosa para meditar y medir nuestra relación entre la fe y la caridad, entre creer en Dios y el amor que nos abre al camino de entrega a los demás.
Quienes optamos en seguir a Jesús, sentimos en lo más profundo del corazón que vamos siendo conquistados y movidos por el amor de Dios que se va abriendo cada vez mas de manera profunda y concreta en nosotros, haciendonos sentir el amor por los pobre y los más necesitados a ejemplo de El.
Y es que su amor por todos, nace, crece y se multiplica ante toda circunstancia, siempre y cuando tengamos conciencia de que Él, nos ama, nos perdona y se entrega a sí mismo en la cruz para conquistarnos y amarnos sin excepción y sin importarle raza, religión o clases sociales.
Todos los cristianos estamos comprometidos y responsabilizados de responder a Dios por su amor. Nuestra ardor en el seguirle y nuestra profundidad en la fe nos ha de permitir acoger llenos de estupor y gratitud la iniciativa divina que nos precede y reclama una luminosa amistad con Él llena de profundo amor.
Estamos pues invitados a un constante subir al monte del encuentro con Dios, para bajar de él, trayendo consigo el amor y la fuerza que de este se derivan.  
Abrirnos al amor de Dios significa dejar que Él viva en nosotros, nos llene de su amor y le amemos cada vez más; a ser como Él, amando sin condiciones a todos los que nos rodean y comparten con nosotros la vida.
Cuando conocemos su camino y verdad; y nos adherimos a ella, entramos en amistad intima con Él. Acrecentamos nuestra fe y acogemos el mandamiento que nos invita a amarle sin condiciones y hacer vida su amor entre el prójimo como nos amamos nosotros mismos.
Que estos días santos nos ayude a alimentar la fe a través de la escucha mas atenta y prolongada de la Palabra y a que participemos con decisión en los sacramentos, los que nos alimentan e invitan a vivir una vida cristiana acorde a sus mandatos.
SEÑOR, TU MUERTE EN CRUZ VENCIÓ LA MUERTE. HOY TE PROCLAMAMOS COMO EL SALVADOR QUE NOS INVITA RENOVAR Y CAMBIAR LA VIDA QUE LLEVAMOS JUNTO A TU RESURRECCIÓN. 
 
posted by Laureano García Muentes at 6:34 a.m. | Permalink | 0 comments
jueves, marzo 21, 2013
NO AVANZAR SIGNIFICA RETROCEDER
Después de caminar en este tiempo de reconciliación y renovación de nuestras vidas con Dios, adentramos con coraje y decisión a celebrar la Semana Mayor, en donde, la vida, pasión, muerte y resurrección de Jesús, nos ha de impulsar y conmover en el avance firme de la incesante búsqueda del Salvador.
 
Se nos hace necesario pues perseverar en el conocimiento de la Palabra, aprendiendo y conociendo la verdad que pregona y; sembrándola en el corazón, caminar libres y mejores cada día.
 
Jesús nos exhorta a tener cada vez más confianza en El, a acogerlo en nuestros corazones y dejarlo actuar a su manera; y con nuestros propios ojos, veremos a su tiempo, los resultados que nos harán vivir triunfantes sobre los males del mundo. ¡Un triunfo mejor del que podemos imaginar!
 
Cuando vivimos sus enseñanzas su amor se impregna en nosotros, la cruz diaria se hace cada vez más liviana, la esclavitud del pecado desaparece; y confiando plenamente a Él, su Espíritu, nos hará libres y santos.
 
¡Si!. Al caminar con Jesús, el fuego que nos va invitando a las tentaciones se dispersa. Me preguntaran entonces: ¿Cuáles serán esas tentaciones y esos fuegos? Aquí les menciono algunas que entre muchas, a diario vivimos: Los trabajos equivocados, las relaciones y decisiones equivocadas, las envidias, los enojos, temores, ansiedades, frustraciones, etc.
 
Entonces me dirán ustedes, seguir a Jesús no es fácil. Yo les respondería: Quien opta por ser su discípulo y desea seguir tras Él, ha de aceptar la cruz por el bien de la victoria.
 
Cuando creemos que el fuego de las tentaciones y del pecado nos arrastra, aferrémonos a confiar y morir con El en la cruz con la certeza, confianza y la seguridad que un día no muy lejano, nos levantara y nos llevara a vivir una vida gloriosa y santa, cargada de felicidad.
 
Quien no avanza, retrocede y si se estanca, se acrecientan en él, los fuegos de incredulidad.
 
Que esta Semana Mayor, semana de gracias, vivíamos firmes en la oración pidiendo a nuestro Dios el aumento de nuestra perseverancia y fe.
 
SEÑOR, DANOS CADA DÍA UN CORAZÓN NUEVO Y RENOVADO PARA SER TESTIGOS CADA VEZ MAS DE TU PRESENCIA EN EL MUNDO.
 
posted by Laureano García Muentes at 6:47 a.m. | Permalink | 0 comments
viernes, marzo 15, 2013
MI CARTA A SU SANTIDAD EL PAPA FRANCISCO

Quién eres tú, Francisco? ¿Por qué me sorprende tanto verte? ¿Por qué es tanta la expectativa a tu alrededor? ¿Qué es lo que vas a hacer? ¿Vas a trabajar?


Todas las mañanas, cuando llevo a mi hermana a la escuela, rezamos un Padrenuestro y luego un Ave María. No conozco muchas más oraciones, y de hecho, son esas las que más nos gustan, por su sencillez y su universalidad. Las puede rezar cualquiera.

Por eso, hoy que estaba en mi casa, viendo al nuevo Papa, sentí algo muy extraño cuando escogió rezar exactamente lo que yo, y millones de católicos rezamos a diario. Sentí algo muy extraño cuando me di cuenta que el nuevo Papa me estaba haciendo orar, no sólo gritar o vitorear su nombre. Sentí algo muy extraño cuando me pidió que yo, lo bendijera y pidiera por él, al igual que mis demás hermanos, antes incluso de darme la bendición. Sentí algo muy extraño al verlo salir sin tantos adornos, sencillo, con gestos no de celebridad, sino de siervo. Con una sonrisa que esconde tantos años de trabajo.


Y vaya, que hoy, sentí que a mis 62 años, cuanto me hace falta trabajar.

 
Bienvenido Francisco, a una Iglesia que está en crisis, pero que lo ha estado
desde el primer día que fue instituida y que lo estará hasta el día que se termine el mundo. Bienvenido a un mundo que te atacará, lleno de gente que no piensa como tú, y gente que odia lo que tu crees. Bienvenido a un pueblo que te juzgará, inclusive dentro de tu misma casa. Bienvenido al trabajo.

 
Hoy Francisco, quiero trabajar contigo. Quiero seguir tu ejemplo, quiero quitarme mis adornos y salir por el balcón a servir a la gente. Quiero lanzarle una sonrisa al mundo. A los que esperan mucho de mí, poco, o nada, quiero servirlos a todos. A los que no opinan como yo, quiero servirlos. A los que he lastimado o lastimaré, quiero servirlos. Quiero trabajar contigo desde mi hogar, en las cosas que puedo hacer desde hoy. No quiero imponer mi opinión religiosa, quiero compartir la verdad: que todos somos hermanos. Que el amor, nos ama. Que ese amor es un Padre.
 
Hoy Francisco, quiero ser el último en la fila. Quiero ser el del último lugar del estacionamiento, y el último en servirse de comer. Quiero poder superar mis miedos y vencer mis malos hábitos, pero además quiero pasar desapercibido. Quiero que la gente se de cuenta que mi Iglesia no está para conquistar al mundo, sino para servirle. Quiero que Evangelizar a todos los pueblos, se traduzca en caridad para todas las naciones.
 
Y sé que tú trabajarás conmigo. Sé que no estoy sólo porque el representante de mi Iglesia se despertará todos los días muy temprano para trabajar. Sé que orarás y contemplaras, y al mismo tiempo actuarás. Sé que te haces de cocinar todos los días. Sé que viajabas en metro en tu país. Sé que naciste de padres humildes. Y se que no flaquearás. Sé que te atacaran, igual que todos los días nos ataca nuestra pena cuando decimos ante un público tan tímidamente: ‘somos católicos’.
 
Hoy salgo de ese balcón y le grito al mundo que soy católico, no porque quiera presumirlo, y tampoco porque quiera demostrar un punto. Lo hago porque el mundo necesita que me deje de dar pena decir que voy a servirlo. Me acordaré que soy católico la próxima vez que me dé flojera hacer mi trabajo. La próxima vez que quiera mentirle a un cliente. La próxima vez que quiera copiar en un examen. Me acordaré también cuando en una fiesta ofrezcan droga, esa que a tantas familias destruye. Me acordaré el día que me asalten, o me secuestren y tenga que perdonar a los que me ofenden. Me acordaré el día que me insulten o critiquen y tenga que preocuparme por ellos. Me acordaré que soy católico el día que ya no quiera ver a mi familia, o el día que prefiera divertirme en lugar de ir a un evento de mi hermana. Me acordaré que existes tú Francisco, como tantos antes de ti, que también tuvieron que luchar contra sí mismos. Que también tuvieron que aguantar tanto. Que también tuvieron que trabajar tanto.

Hoy salgo de ese clóset en el que vivo cada que me da pena compartir un estado de facebook donde se mencione a Dios. Hoy salgo de esa ignorancia tan palpable en mi vida donde no conozco nada de mi religión. Hoy me doy cuenta que no soy católico porque sea el mejor. Hoy me acuerdo que Jesús vino a sentarse con prostitutas e hipócritas y por eso mismo está sentado en mi vida.

Hoy Francisco, te agradezco por aceptar el papado, te agradezco que te rieras. Te agradezco que salieras tan humilde, que te inclinaras para ser bendecido por tus fieles. Te agradezco que recordaras al Papa pasado. Te agradezco que hables mi idioma, y que te guste el fútbol. Te agradezco que hoy, me hayas puesto a rezar un Padrenuestro y un Ave María. Porque así de sencillo, hoy me has abierto los ojos.
 
Francisco, a partir de hoy, yo trabajaré contigo.
 
posted by Laureano García Muentes at 5:50 a.m. | Permalink | 0 comments
miércoles, marzo 13, 2013
BIENVENIDO S.S.FRANCISCO - DIOS Y LA SANTISIMA VIRGEN MARIA LE BENDIGAN

El Espíritu Santo, ilumino al Cuerpo Cardenalicio para escoger a S.S. Francisco.

 
Todos los católicos del mundo estamos muy alegres por su escogencia.

Unidos en oración pedimos a nuestro Dios y a la Santísima Virgen María para que le llenen de mucha sabiduría y le guíen para fortalecer y ampliar el camino que nos conduce  hacia la salvación a la que Cristo nos llama.



VIVA EL PAPA  S. S. FRANCISCO
 
posted by Laureano García Muentes at 1:37 p.m. | Permalink | 0 comments
martes, marzo 05, 2013
LA GRANDEZA DEL AMOR DE DIOS
Hoy por la mañana recibí en mi correo un mensaje esplendoroso en el cual me mostraba la grandeza del amor de Dios hacia los hombres y la forma tan sencilla como se manifiesta en nuestras vidas, de manera humilde y fehaciente.

En dicho mensaje se denota como muchos hombres de hoy caminan por el mundo sin percatarse de la presencia de Dios; y que a pesar de sus desaciertos y dificultades, Dios les brinda sus manos, les acompaña y les muestra, entre sus quehaceres diarios, signos para que le descubran  y perciban la grandeza de su amor.
Dicho mensaje se los transcribo a continuación: Se titula: “Una buena lección”
 Un muchacho salió cierto día de paseo con su profesor de matemáticas, a quien sus compañeros de colegio consideraban su amigo, debido a su bondad.
Mientras caminaban por el parque vieron en el camino un par de zapatos muy viejos y al mirar al alrededor del parque, notaron a un anciano que trabajaba en un campo que quedaba al lado derecho del parque; y supusieron, que pertenecían a él.
El alumno le dijo al profesor: “Profe, vamos hacerle una broma al señor. Vamos a esconderle los zapatos y nos ocultaremos detrás de esos matorrales a esperar que salga cuando termine su trabajo, para verle su cara cuando no los encuentre”. Y le recalco el alumno al profesor: “Nunca hemos tenido la oportunidad de divertirnos a expensa de un pobre”.
El alumno le dijo al profesor: “Profe, usted es rico y quizás pueda darle una alegría…porque no le colocas en sus zapatos una moneda y luego nos ocultaremos para verle cómo reacciona cuando las encuentre”.
Y…Así lo hicieron, ocultándose.
Al poco rato, el hombre termino su trabajo y cruzó al parque para vestirse y colocarse sus zapatos. Al ponerse su abrigo, el pie derecho se le deslizo en el zapato y al sentir que algo estaba dentro de él, se agacho y notó que había dentro una moneda.
Pasmado se pregunto que habría podido pasar, miro y miro la moneda, voltio su cabeza a todos lados y al notar que no había nadie, la guardo en su bolsillo.
Al ponerse el otro zapato, la sorpresa fue doble, encontró también dentro de él, otra moneda.
Sus ojos se nublaron con lágrimas, sus sentimientos se sobrecogieron y cayó de rodillas levantando la vista al cielo, pronunciando un ferviente agradecimiento en voz alta a Dios.
Sollozando, decía: “Gracias Señor, me has escuchado. Mi esposa ha estado enferma y me encontraba sin una sola ayuda; y qué decir de mis hijos, que no tienen que comer. Gracias a ti, hoy veo que ya no morirán de hambre y a mi esposa podré ayudar”. 
El estudiante al notar todo esto quedo profundamente afectado y sus ojos se le llenaron de lagrimas. El profesor le dijo: ¿“No estás mas complacido con este hecho? Aquel que pensaste hacerle a ese pobre señor con una broma, no era correcta”  
El joven le respondió: “Usted me ha enseñado una gran lección que jamás olvidare”. Gracias profesor.
Les invito a que reflexionemos este pasaje, pidiéndole al Espíritu Santo su iluminación:
¿Cuántos de nosotros no aparentamos y fingimos ser humildes e inclinamos la cabeza, buscamos el último lugar y hablamos de nuestros defectos…pero…por dentro nos creemos mucho?
Nunca cedemos y siempre queremos hacer nuestra propia voluntad. No aceptamos las críticas de nuestros amigos, ni tampoco la corrección de alguna persona mayor y con experiencia.
Aparentamos ser sencillos, pero en nuestro interior, siempre andamos sintiéndonos más que los demás.
Cuando actuamos así, estamos fingiendo ser humildes y sencillos de corazón como lo desea Jesús de nosotros, nos da pena cuando alguien que está a nuestro lado descubre nuestros defectos y entonces, nos sentimos desilusionados, abatidos y desalentados.
Cuando somos humildes, no rechazamos nuestras cualidades, las que Dios nos ha regalado. En nuestras manos está acrecentarlas y usarlas para el bien nuestro y de los demás.
No basta conformarse con lo que somos, sino que Dios nos pide que seamos multiplicadores de su amor, sus bondades y de su verdad; siendo justos y misericordiosos.
SEÑOR, QUE GRANDE Y MISERICORDIOSO ERES TU CON NOSOTROS. TU NOS ENSEÑAS A SER HUMILDES Y SENCILLOS DE CORAZÓN.
 
posted by Laureano García Muentes at 10:47 a.m. | Permalink | 0 comments
viernes, marzo 01, 2013
UN HÉROE POR LA CRUZ

“Soy simplemente un peregrino que inicia el último tramo de su peregrinción en esta Tierra".
 
S.S. Benedicto XVI

S.S. Benedicto XVI nos deja como herencia perenne un mensaje teológico centrado en el amor y la esperanza como bases de la doctrina cristiana, y un insistente clamor para que los seres humanos consoliden su compromiso con Dios, siendo compasivos, generosos y solidarios con el prójimo.
Gracias Santo Padre por las muestras de amor a la cruz.
 
posted by Laureano García Muentes at 5:15 a.m. | Permalink | 0 comments
<body>