lunes, octubre 30, 2006
Y...ASI...SON LAS COSAS
Y…ASÍ…SON LAS COSAS

Luego de publicar “El día del Encuentro”, me acerque a la Iglesia Santa Cruz de Manga, a fin de dar gracias a Dios por proveerme de la capacidad de expresar y compartir con todos ustedes mi experiencia de vida.
Eran ya las 4:30 de la tarde y recordé, que todos los jueves me corresponde como Ministro de la palabra, hacer las lecturas del día en la Santa Misa de las 5:30 p.m. Y apresurando el paso, llegue al templo y de rodillas ante el altar mayor, di gracias a mi Señor por toda mi vida y por tantas cosas maravillosas que ha hecho en mi.

En la homilía, el padre Huberto Arbelaez SDS, invitó a los Coordinadores de los sectores del barrio, a hacer presencia en una reunión que se llevaría a cabo en el salón parroquial a los 7:30 p.m. a fin de evaluar la misión pastoral de la parroquia durante este mes de Octubre.

Pues bien, al terminar la Eucaristía, se acercó a mi, y me recordó esa invitación por ser yo, el Coordinador del sector San Lucas. Como aún faltaban alrededor de 1 hora para su inicio, ingrese a una sala de Internet cercana al templo, para percatarme si ya alguien había leído mi escrito.
Tal fue la sorpresa al entrar a mi correo electrónico cuando encontré en el, tres comentarios, uno de mi esposa Mary, y otros de Fernando Rafael y de Liliana María, mis hijos. ¡ Que emoción sentí !… pero noté que de mis ojos brotaban unas lagrimas.
Ellos, me expresaban sus sentimientos de gratitud y me felicitaban por el trabajo que con gran coraje expuse al mundo: “mi testimonio de vida” y daban gracias a Dios por disfrutarme como esposo y padre. ¡ Tremendos escritos!.

Y…como así son las cosas de Dios, terminado el tiempo, me fui a participar en la reunión dándome la sorpresa de que el padre Hugo Jaramillo SDS, había preparado una lectura bíblica muy significativa que hacía referencia a mi escrito, no lo podía entender, esto, lo me dejo perplejo, y me dije para sí: ¡Verdaderamente el Señor está conmigo!...Dios me ha brindado esta nueva oportunidad.
Valga entonces éste acontecimiento para compartirlo contigo; a fin de que te analices, te tomes un ratito de tu tiempo para que reflexiones, y te dispongas a realizar el gran paso de tu vida, tu paso definitivo, el paso de la liberación: ¡Pasar a la otra orilla!.

Ahora te pregunto: ¿Te atreves?. Si, Bueno vamos: Toma tu Biblia y busca en el Evangelio de Jesucristo según San Marcos el Cáp. 4. 35-41.que habla de Jesús cuando calma la tempestad. Léelo con toda paciencia y analízalo muy profundamente, sacando de el las palabra que más te llegue a tu corazón. Bueno ahora, describe en una hoja o comparte con alguien en tu casa o con quien esta a tu lado el porque te llega esa palabra y que significado tiene para ti en tu vida.
Entra en instante de sintonía con Dios, Trata de hacerlo con mucha fe y ten la certeza que Él te escucha. Luego Órale para que te llene de su gracia y te fortalezca para que seas capas de cruzar el mar de la esperanza, remando junto a Él con insistencia y llegues a esa otra orilla.

Te cuento que así lo hicimos en la reunión y si vieras…que experiencia maravillosa viví en ella.

Recuerdo que la frase que mas me impactó al releer esa cita bíblica fue, “el mar tenebroso”, expresarás, y… por que?. Bueno te lo voy a explicar: No has pensado algún día que cuando el mar está embravecido éste, no te causa desconfianza, recelo, prevención, duda, vacilación, incertidumbre, y muchas cosas más?.
Ahora, suponte que tu eres ese mar con esas circunstancias. Como te verías? Analízate como vivirías ese instante. No te verías en esos momentos irritado, enfurecido, excitado, iracundo o alterado ante tantos fantasmas que te has creado y que te impiden cambiar tu estilo y decidirte cual ha de ser tu paso para seguir adelante?

Que difícil es entonces para el hombre modificar circunstancias de vida no es así?, que difícil es ser mar tenebroso, con tantas cosas en la cabeza?, pero, has leído lo que compartí en mi escrito anterior?, ves que todo se puede vencer con la ayuda de Dios?.

Te comento que esa misma mentalidad la tenían los Judíos de la época de Jesús. Ese mar, lo consideraban símbolo de poderes demoníacos y que él, estaba poseído de monstruos que solo Dios con su poder podía calmar.

Comprendes ahora porque esa actitud de Jesús al encarar la braveza del mar y del viento que lo sofocaba al decirle:¡ “CALLATE”!,¡ “CALMATE”!.?

Bueno, eh allí la actitud de Dios para con cada uno de nosotros. Nos hace ver que la fe la debemos tener depositada en un Dios que se acerca a sus hijos, no solo para brindarnos su palabra, sino para darnos la oportunidad de que cambiemos y nos reconciliemos con Él.
No ves como hoy Jesús a tocado las puertas de tu corazón? a llegado hoy para decirte: Oye, estas dispuesto a vencer la braveza y ímpetu de los anti -valores que te arrastra hacia la perdida de tu identidad como hijo de Dios? y te pregunta: ¿Estas dispuesto a vencer los obstáculos que te impiden encontrarte con Él?

He comprendido con ello, que la reconciliación de corazón nos hace expresar sin ningún temor, el mas firme testimonio de que vives tu… pero que no eres tu quien actúa, sino Cristo el Salvador y como eres Él, ayudes a transformar al mundo.

Ahora comprenden por que es lo que me ha llevado a escribir esta experiencia a ustedes.

Cuando sientas de verdad la experiencia del Encuentro, pregúntate: ¿Estas dispuesto a cruzar y calmar el mar? Si lo estas, toma tu barca, móntate en ella y con la fe que te da Jesús, ves remando mar adentro con la pasividad y la paciencia que te Él te da, porque Él no solo te acompaña hoy, sino que estará contigo todos los días y hasta el final de los tiempos.¡ Levántate y…Anda!.


Aún tienes miedo, o es acaso que no tienes fe?


¡ASI… SON… LAS COSAS DE DIOS!.



Laureano García Muentes. SDS.
Octubre 28 del 2.006
 
posted by Laureano García Muentes at 7:01 a.m. | Permalink |


2 Comments:


  • At 12:18 p.m., Anonymous Liliana Garcia

    Hola papi, hoy noto en ti una nueva actitud a la vida; eres un hombre lleno de valor de fuerza pero sobre todo lleno de amor. Si a veces es necesario parar y calmarnos, ver hacia adelante sin mirar hacia atras, siempre adelante porque ese es nuestro futuro, el futuro que hoy construimos para nosotros mismos y nuestra familia. La vida continua y todos debemos vivir la vida de la mejor forma, felices y orgullosos de quienes nos dan todo su cariño asi como yo lo estoy de ti. Te quiero muchisisisimo

     
  • At 7:02 p.m., Anonymous Anónimo

    Que bello es saber que el mar embravecido ha quedado atrás, no hay nada comparable a la dicha de saber que hemos sido transformados en la prueba, y que mas que hacernos daño, Dios preparaba ésta bendición de unirnos entrañablemente.

     
<body>